O/L de la contemporánea artista reconocida MERY MAROTO (VENDIDO)

Mery Maroto, que nació en Zamora en 1943 y vive en Valladolid desde que tenía cinco años, recordó que en la década de los cincuenta dibujaba con lápiz de dos colores rojo y azul sobre los baldosines blancos de la cocina de su madre pájaros, rostros, árboles, bailarinas, casas con caminos y zapatos con tacones altos.
Sin comentarios

A los 15 años se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios, «el lugar donde fui francamente feliz», y estudió dibujo, consiguió el premio extraordinario Martí Monsó y aprendió modelado. Durante los años que pasó en la Escuela pintaba en casa bodegones, retratos y paisajes y perseguía «con verdadera pasión alcanzar una permanente fuente de inspiración, tal vez una quimera, que me permitiera expresarme con personalidad propia. Lo que siempre he intentado es huir de lo gratuito, de lo pretencioso», afirmó la creadora.
En 1964 consiguió la medalla de bronce en el VI Certamen Nacional de Pintura Joven que se celebró en Barcelona, y se sintió feliz porque podía seguir trabajando. «Pero eso no quiere decir que la obra siga saliendo bien. Se necesita una gran lucidez para saber por dónde vas, dónde están los fallos... El equilibrio, el sentido del color, la composición, la forma de transmitir sensaciones, la técnica en el trazo, ahí está la dificultad», añadió.
En 1968 conoció al actor Juan Antonio Quintana, su marido, y entró en el mundo del teatro como escenógrafa y figurinista. «La escenografía moderna es la creación de un mundo en el escenario, el de los personajes que pertenecen a un texto dramático. El teatro me enriqueció humanamente y contribuí a la creación estética con mi visión plástica», dijo. Durante treinta años participó en 36 montajes de autores como Calderón de la Barca, Lorca, Strindberg o Shakespeare, y viajó por toda España, Portugal, Francia y Estados Unidos.
La nueva académica recibió en 1972 el premio a la mejor escenografía en el Festival Nacional de Sitges y, en 1990, la Medalla de Oro de la Diputación de Valladolid. En esos años ya había dejado los paisajes y prefería crear con su pintura un mundo de mujeres, al tiempo que hacía esculturas que expuso por primera vez en 1999.

Alto (cm) 90.00
Ancho (cm) 116.00
Fondo (cm) -
Peso (kg) -

Información de mi producto personalizado
GRATIS