O/L "Vacas cruzando el agua", Carl Trägårdh (1861 – 1899)

Pintor sueco que residió en Francia

Carl Trägårdh nació en Kristianstad, Suecia. Estudió en la Real Academia de Bellas Artes de Estocolmo (1881 – 1883) y en Múnich (1883 – 1885) con artistas como Hermann Baisch en Karlsruhe y Joseph Wenglein. Ese mismo año se mudará a Francia donde residirá el resto de su vida hasta su muerte en 1899.

Expone en:

  • Francia: Bordeaux (1891)
  • Suecia: Helsingborg (1897) Gothenburg (1898)
  • Exposición Universal de 1893 en Chicago

En Francia conoce a Jean-Baptiste Faure, barítono y coleccionista de arte francés, quien le compra 40 obras. Faure comenzó a coleccionar arte durante la década de 1850 y logró reunir 800 obras (repartidas entre su apartamento de París y en su villa en Étretat) de célebres pintores como Édouard Manet, de quien consiguió 67 lienzos, entre los cuales se encontraban Almuerzo en la hierba (1862) o El pífano (1866). Además, poseía 62 pinturas de Claude Monet (El puente de Argenteuil (1874), 16 lienzos de Degas, 37 de Sisley y otras obras de Pissarro e Ingres.

La producción artística de Carl Trägårdh se centra en escenas pastorales y de paisajes. La mayoría de ellas se encuentran actualmente en museos suecos como el Museo de Bellas Artes de Gotemburgo, Museo Waldermasudde, Nationalmuseum, en la Universidad de Lund y en los museos de Kristianstad, Norrköping, Uddevalla, Värmland y Luleå.

Su técnica sigue el espíritu del movimiento impresionista, un estilo pictórico que surge en Francia a finales del siglo XIX, caracterizado por querer captar un instante concreto, y con ello, una luz determinada. Para este fin, es necesario una pincelada rápida, y un dominio de la teoría de los colores complementarios. Los pintores impresionistas persiguen una mirada neutra, sin jerarquía en cuanto a lo representado, rompiendo así con la pintura academicista que imperaba a lo largo del siglo.

En Vacas cruzando el agua se representa, como es característica de su obra, una escena pastoral que capta el momento preciso en el que un grupo de vacas cruzan un río. La técnica es rápida, la pincelada espontánea y matérica, los elementos prescinden del dibujo, ya que se crean a través del volumen. La composición está muy estudiada y también deriva de las ideas impresionistas, en primer plano aparece un árbol recortado, de influencia oriental. Este elemento nos introduce en la obra, y sirve de referencia para la profundidad que toma la pintura, ya que en el fondo se representan más vacas pastando.

El tratamiento de la luz es exquisito, se aprecia en la superficie del río, donde los rayos de luz que se cuelan entre los árboles e inciden en el agua brillan de una manera especial.

Junto con el blanco y el amarillo utilizado para la luz, en esta pintura predomina el tono verde, que se complementa con los toques anaranjados y malvas repartidos por toda la superficie. De esta manera, los colores se refuerzan entre ellos y el resultado es una obra armónica, pese a lo fragmentado de la pincelada.

En la esquina inferior de la izquierda está firmado y dedicado, en tono verde oscuro, como era habitual en el artista.

Marco original de la época con tres gallones tallados con perlado, rocalla y hojas de laurel.

Parte posterior con sello.

 

 

Sin comentarios

83 x 111 / 54 x 79 cm

Información de mi producto personalizado
GRATIS