- +
Pieza escultórica exenta que representa a Cristo crucificado. Esta obra fue seguramente traída de tierras filipinas por los religiosos españoles destinados allí en el siglo XVIII. La obra presenta una calidad destacada, con el estudio anatómico y la expresión facial de primer orden, así como el trabajo de la cruz con la guarnición en plata de la época
Sin comentarios

Su extremo sentido realista demuestra que esta talla fue realizada por un maestro o artista especializado, por lo que debió ocupar un icono de refelencia en el contexto de la época hispanofilipino.

Destacan las piezas de plata de primera calidad decorando los extremos de la cruz y la cartela superior "INRI". Además, el rostro acoge los recursos expresivos típicos barrocos, tratándose de unos ojos brillantes creados con pasta vitrea. 

La policromía acentúa el sobrecogedor crucificado, así como su estado aún vivo y padeciente, con profusión de pequelas heridas de las que salen regueros de sangre. Todo esto afianza los ideales escultóricos de la imaginería barroca española, concediendo la peculiaridad en los rasgos raciales de la representación. 

 

Alto (cm) 115.00
Ancho (cm) 85.00
Fondo (cm) -
Peso (kg) -

Información de mi producto personalizado
GRATIS