Destacada talla exenta barroca correspondiente a finales del siglo XVII o principios del XVIII. Proviene de una colección privada de Córdoba, lo que lleva a incluirla en el foco escultórico andaluz del pleno Barroco.
 
Su atribución se aproxima al destacadísimo escultor de primera fila dentro del barroco andaluz. Esto es debido al rostro y expresión de los ojos. En esencia establece un vínculo más estrecho con la huella artística de Felipe de Ribas. 
El cordobés Felipe de Ribas se convertirá en el heredero estético de Montañés, Cano y Mesa, y en la cabeza de un fructífero taller familiar, responsable de la fábrica de un considerable número de retablos y esculturas. La formación de este artista se produjo en el taller de Juan de Mesa, pero tras la muerte de éste, sus ojos se volverán hacia Alonso Cano, sin renunciar del todo a las enseñanzas indirectas de Montañés.
Características estilísticas del círculo Ribas son, entre otras, sentido de la decoración, basado en figuras de niños, cartelas y motivos vegetales que se extienden por las superficies, dotando a sus composiciones de un peculiar aspecto abigarrado. Esto es lo que se observa en la figura de San Juanito.
Sin comentarios
Destacada la calidad artística, técnica escultórica y representación iconográfica, se podría decir posee características propias de varios autores destacados dentro de la escuela andaluza del segundo tercio del XVII. La expresión facial dialoga con el estilo de Montañés, sin embargo, la postura y la técnica de encarnado, así como el movimiento y la decoración de las telas establece un estrecho vínculo con Felipe de Ribas.
El cordobés Felipe de Ribas se convertirá en el heredero estético de Montañés, Cano y Mesa, y en la cabeza de un fructífero taller familiar, responsable de la fábrica de un considerable número de retablos y esculturas. La formación de este artista se produjo en el taller de Juan de Mesa, pero tras la muerte de éste, sus ojos se volverán hacia Alonso Cano, sin renunciar del todo a las enseñanzas indirectas de Montañés.
Características estilísticas del círculo Ribas son, entre otras, destaca el sentido de la decoración que aplica a la profusa temática de niños, decorados con motivos vegetales que se extienden por la superficie de los mantos y ropajes. Además, dota a sus composiciones de un peculiar aspecto abigarrado. Esto es lo que se observa en la figura de San Juanito.
En ella se percibe dinamismo en el contrapposto de las piernas y en el giro del torso hacia su izquierda. Dicho gesto queda subrayado por la diagonal que marca el brazo derecho, a la que se contrapone el contrario. En él hubo de portar en origen el estandarte con el consabido Ecce Agnus Dei, que señalaría con el índice de su diestra. Con la mano izquierda, en su origen, sostendría la cruz larga de caña típica de las representaciones sanjuanistas.
La figura viste el típico “vestido de piel de camello” (Mt. 3, 4), clara alusión a su vida posterior en el desierto; muy común en las representaciones de San Juan. En definitiva, el dibujo, modelado, talla y policromía, por su corrección, contribuyen a resaltar los valores plásticos de este ejemplar ribesco, término empleado para designar obras pertenecientes al círculo de los Ribas.
 

Alto (cm) 84.00
Ancho (cm) 37.00
Fondo (cm) -
Peso (kg) -

Información de mi producto personalizado
GRATIS