Talla del Arcángel San Miguel venciendo al demonio, fin S.XVII

La impronta artística denota las huellas típicas castellanas en la concepción e interpretación del tema. Esto permite encuadrar la atribución a un círculo próximo de la estela dejada por Gregorio Fernández (1576-1636) en el círculo castellano.
El artista responsable de la creación de esta magnífica talla se ha formado sin lugar a duda siguiendo la huella de Fernández en el contexto barroco castellano. Recuerda poderosamente al Arcángel San Miguel conservado en el relicario de la Iglesia de San Miguel de Valladolid; perteneciente al primer tercio del siglo XVII.
Ambas tallas presentan gran paralelismo en la concepción espacial, en la configuración de los paños y en el exquisito tratamiento de los dorados, que fueron aplicados en una restauración realizada a finales del siglo XIX.

La calidad escultórica es exquisita. Magnífica talla escultórica que representa al Arcángel San Miguel. Realizada a finales del siglo XVII en el foco castellano

La imagen devocional representada en el conjunto es El Arcángel San Miguel venciendo al demonio. Se representa al arcángel vestido con armadura militar, espada, calzas y un vaporoso manto de marcado vuelo. Suele aparecer portando una rodela y bastón de mando; en este caso ha sido sustituido por una espada y una hoja con inscripción Q.S.D. (“Quis Sicur Deus”, derivación de “Quis ut Deus”, conocido como el grito de guerra del arcángel, que expresa la llamada celestial la confesión de la fe monoteísta ante Dios y su triunfo. Traducción: “¿Quién como Dios?”).
Este simboliza la Victoria de la fe ante el mal. El arcángel San Miguel es el defensor de la fe y la verdad, el gobernador del cielo y el príncipe de los coros celestiales.
El mal en este caso adopta forma antropomórfica (siendo otra variante común un dragón). Se observa un personaje de apariencia humana con cuernos y cola de serpiente o dragón.

 

PRECIO A CONSULTAR

 

Es digno de citar la obra literaria creada por el escritor Enrique López Vallejo (Valladolid, 1958). La obra titulada La culpa fue de Baudelaire, cuenta la biografía del autor desde un punto de vista muy personal, con un finísimo y erudito humor de tinte sarcástico. En esta obra describese  desde la infancia vivencias cotidianas marcadas  por el origen burgués, culto y refinado de su familia.

En las primeras páginas el autor hace reiterada referencia a la escultura del Arcángel San Miguel que sus "abuelitas" poseían en la lujosa sala del piano. También describe la procedencia y el origen de la pieza, que fue dorada por su tatarabuelo, especialista dorador artífice también del dicha laboral en el retablo mayor de la Iglesia de las Angustias (Valladolid)

Sin comentarios

La obra incluye una gran peana de madera maciza.

Las medidas totales son 191cm (alto)

Alto (cm) 102.00
Ancho (cm) 55.00
Fondo (cm) 40.00
Peso (kg) 100.000

Información de mi producto personalizado
GRATIS